Los esports y las marcas: una relación de patrocinio